Atención al cliente: Las 5 claves que marcan la diferencia

opposites-489521_1280

El objetivo principal de cualquier negocio son las ventas. Detrás de cada venta hay un cliente, una persona que ha confiado en ti y que se convierte en uno de los activos más importantes de tu empresa. Sin clientes, no hay negocio.

Tan importante como centrar esfuerzos en captar clientes es conseguir fidelizarlos. Un cliente fiel proporciona ventas recurrentes y además, se convierte en prescriptor de tu marca así que ningún negocio puede permitirse el lujo de perder a un cliente ya que ellos son el activo más importante. Y te preguntarás: “En un mercado como el actual, donde los clientes tienen un gran abanico de oferta donde elegir, ¿Cómo consigo que mis clientes sean fieles a mi marca?”

Vamos a tratar en este artículo las 5 claves que van a permitirte marcar la diferencia y conseguir “enamorar” a tus clientes.

  1. Escucha lo que tus clientes necesitan

Hoy en día y gracias a Internet, tienes la opción de escuchar lo que los clientes necesitan. Escucha lo que piden y adapta tu producto o servicio a sus demandas. Revisa en las Redes sociales los grupos donde se encuentra tu target, los foros y blogs donde se habla de tu sector, qué se está diciendo, qué demandan los usuarios, qué les preocupa…  y ante ello, hazte la pregunta “¿Cómo puedo ayudarles a resolverlo?”.

  1. Responde a sus inquietudes.

Además de escuchar cuáles son sus necesidades como clientes, hazles saber que te preocupas por sus inquietudes. Eso no significa que siempre tengas que darles lo que piden pero sí mostrarles que les has escuchado. No es lo mismo un “De eso no tenemos” que un “Lamentamos no poder atender su petición pero agradecemos su sugerencia y la tendremos en cuenta para posibles ampliaciones de catálogo”

  1. Haz que se sientan especiales y únicos

Algo tan sencillo como personalizar  llamando al cliente por su nombre, tener un detalle felicitando su cumpleaños, darle la enhorabuena por el nacimiento de un hijo…  Está claro que no puedes saber la vida de todos y cada uno de tus clientes pero siempre puedes obtener esta información mediante acciones de marketing o bien a través de la información pública en Redes Sociales. Se trata de que el cliente no sienta que solo es un número para tu empresa sino que se le trata de forma personal y cuidada.

  1. Asume responsabilidades y adquiere compromisos

Nada más incómodo para un cliente que encontrarse con una marca que no responde a sus preguntas o reclamaciones. O lo que es peor, que responde sin concretar mareando de un lado a otro con interminables llamadas o intercambios de mails. Ante la solicitud de un cliente, sea del tipo que sea (información, pedido, reclamación, sugerencia…) ofrece respuestas concretas, asumiendo la responsabilidad de solventar su reclamo y con un compromiso detallado, que al cliente le quede claro que le vas a dar una respuesta y cuándo la va a tener.

No es lo mismo un “Esto  lo lleva nuestro departamento comercial, tiene que llamarles a ellos” que un “Voy a asignarle un comercial para que le dé la información, por favor, deme su número de teléfono y le llamará el profesional asignado antes de las 14’00 h”

  1. ¡Sonríe!

Ya hablamos en un post anterior de la importancia de la sonrisa en el proceso de ventas. Piensa que la sonrisa se percibe siempre, así que es muy importante usarla en cualquier situación, ya sea cara a cara, por mail o por teléfono… ¡Sí, la sonrisa también se percibe de forma virtual! Ante un cliente asume siempre una actitud positiva, sonriente y donde se transmita tu deseo de ayudarle y atenderle. En definitiva, trata al cliente como te gustaría ser tratado.

Banner 3 errores 600x250

¿Qué otras actitudes crees que son indispensables para un excelente servicio al cliente? Comparte tu opinión o tus experiencias en el apartado Comentarios. GRACIAS.

Susana Valién

@susanavdo

Si te ha gustado, comparteShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

¡¡ Haz tu Comentario !! ¿Qué opinas del artículo?
¿De qué te gustaría que hablase?